Gabriela Montero en Hamburgo

Gabriela Montero es una pianista excepcional que ama la improvisación. Gabriela Montero nació en 1970 en Caracas, Venezuela y puede señalarse como niña prodigio.

Desde muy temprana edad a dado conciertos. A la edad de 8 años toco con la Orquesta Juvenil Simon Bolivar, posteriormente recibió una beca del Gobierno, para poder estudiar en los E.E.U.U. Realizó estudios de música en la “Royal Academic of Music” en Londres bajo la tutela del profesor Hamish Milne. Ha ganado varios premios internacionales importantes, pero la atención internacional la obtuvo por primera vez al ganar medalla de bronce en la 13. competición internacional de Chopin en Varsovia 1995.

Gabriela Montero ha producido varios CDs. En su último CD interpreta música de Rachmaninov, Liszt, Chopin, Bach y Mozart. Su obra “Baroque” fué nominada para dos Grammys en la categoria “Best crossover artist” y “Best producer”.

Gabriela Montero se presentó acompañada de la Kremerata Baltica el 06 de Marzo de 2010 en la Sala Grande del Laeiszhalle en Hamburgo a las 20.00. Nosotros tuvimos la oportunidad de asistir acompañados de amigos alemanes y nos encontrarnos en la sala de concierto con buenos amigos venezolanos. La sala de concierto estuvo muy llena y el público muy atento, participativo y emocionado.

Los excelentes músicos de la Kremerata Báltica, Gabriela Montero en el piano y Andrei Pushkarev en la percusión nos brindaron una noche bellisisma con música muy variada: Bach, Beethoven, Piazzola, Chick Corea y Paul Desenne.

La sala de concierto estuvo muy llena y el público muy atento. Después de una primera parte clásica, vino una segunda parte más alegre y llena de emociones con mucho temperamento latinoamericano.

Las manos de Gabriela Montero parecían volar sobre el piano a una velocidad increible soltando notas de gran fuerza y belleza. Los instrumentos de cuerda acompañados de un excelente percusionista nos llevaron de Fiesta con notas de flamenco, jazz y ritmos latinos.

La música de Desenne compositor venezolano nos hizo recordar, a quienes conocemos Caracas,  los sonidos de esta ciudad con su obra “Gran Cacerolazo” presentada por primera vez en una sala de conciertos. Esta pieza cuyo título tiene una connotación política en las protestas contra Chavéz en Caracas nos traslado a los sonidos de esta ciudad: grande, caótica y alegre. El piano, la percusión y la orquesta de cuerdas mezclaron sonidos de salsa, merenge, ruidos de la calle y  de ollas para presentarnos la dualidad del mundo latino entre crisis, protestas y alegría de vivir.

Y el final nada mejor con improvisaciones de Gabriela Montero de Cielito Lindo y “Hamburger Veermaster” cantado por todo el público hamburgues.

 

Esta entrada fue publicada en Música. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *